No, los ingresos por impuestos a la gasolina no van a la baja.

By MARIYA FROST  | 
BLOG
|
Sep 4, 2019

Recientemente escribí un artículo de opinión que se publicó en el Puget Sound Business Journal,  el cual usted puede encontrar aquí

Sobre la base de mi artículo de opinión en el PSBJ, antes de que los funcionarios públicos busquen nuevas formas de agregarnos impuestos (como un impuesto sobre el millaje), deben evaluar cómo gastan el dinero que el público ya paga. Los conductores en el estado de Washington pagan el cuarto impuesto a la gasolina más alto de la nación y pagan millones más en varios impuestos y tarifas que se desvían para financiar el transporte público tanto a nivel estatal como local.

Desafortunadamente, los costos de construcción del transporte van en aumento más allá de la inflación. Cada vez es más costoso preservar, mantener y mejorar nuestras carreteras. Algunos de estos costos están fuera del control del estado (materiales, por ejemplo), pero otros costos son impulsados por la política (salarios vigentes, acuerdos laborales de proyectos obligatorios del gobierno y permisos ambientales, por nombrar solo algunos).

Los funcionarios públicos no deberían pedirles a los contribuyentes más dinero sin enfrentar estos costos cada vez mayores. Afortunadamente, los datos estatales muestran que los ingresos por impuestos a la gasolina no están disminuyendo, simplemente no van aumentando a la tasa que desean los funcionarios. En términos más generales, todos los ingresos por transporte (impuesto al combustible, licencias, permisos, tarifas, etc.) también van en aumento tal como se muestra en el cuadro anterior. Los ingresos por impuestos al combustible representan casi la mitad de todos los ingresos. A la luz de ese hecho, los funcionarios públicos tienen tiempo para reevaluar cómo gastan nuestro dinero y dónde pueden reducir los costos antes de buscar un reemplazo del impuesto a la gasolina.

El enfoque que hemos visto en su lugar es uno de una crisis de ingresos manufacturados en torno a la "disminución de los ingresos por impuestos al gas", que requiere una solución inmediata. Este no representa un enfoque honesto o útil para dar forma a las políticas públicas.

En lugar de conjeturar si los conductores están pagando lo suficiente para mantenerse al día con los gastos del estado y hacer campaña por un nuevo impuesto, los funcionarios públicos deberían hacer una pausa y desarrollar un plan reflexivo sobre cómo pueden ser más responsables con el dinero que pagamos actualmente.

Una vez que lo hayan hecho, podemos tener una conversación real sobre un posible reemplazo del impuesto a la gasolina que financia exclusivamente nuestro sistema de carreteras.

Sign up for the WPC Newsletter